lunes, 15 de septiembre de 2014

Bosques de macroalgas

Los bosques de macroalgas son ecosistemas marinos dominados por estas especies, que contituyen paisajes incomparables en los fondos. Estos bosques solo se encuentran en las aguas frías o templadas ricas en nutrientes, y son muy comunes en las costas del oeste de los continentes. Desde el punto de vista biológico, estos bosques son uno de los hábitats más productivos del sistema marino.


Laminariales es un orden de grandes algas perteneciente a la clase Phaeophyceae (algas pardas). A pesar de su apariencia de grandes plantas marinas, no pertenecen al reino de las plantas y algas verdes (Plantae), sino que se clasifican en el reino Protista, grupo Chromista. Se conocen alrededor de 30 especies.



Estas algas crecen en bosques submarinos (bosques de algas) de aguas someras y claras, ricas en nutrientes y temperaturas por debajo de unos 20 °C. Estos bosques ofrecen protección a algunas criaturas marinas, y alimentos para otros. Destacan por su alta tasa de crecimiento, el género Macrocystis y la especie Nereocystis luetkeana crecen tan rápido como medio metro al día, hasta alcanzar 30 a 80 m.


En la mayoría de las especies el talo consiste de estructuras planas en forma de hoja denominadas láminas, las cuales se originan de estructuras alargadas con forma de tallo denominadas estipes, mientras que los rizoides fijan el alga al sustrato del océano. En la base de las láminas de las especies americanas se forman unas vesículas de gas (neumatocistos) que mantienen a éstas cerca de la superficie, por ejemplo, en Nereocystis lueteana.



El crecimiento se produce en la base del meristema, donde las láminas se unen al estipe. El crecimiento puede estar limitado por la presión de los alguívoros, por ejemplo, los erizos de mar pueden consumir grandes áreas. El ciclo de vida de las laminariales comprende las etapas de esporófito diploide y gametofito haploide. La etapa haploide comienza cuanto el organismo maduro libera numerosas esporas, que germinan para convertirse en gametofitos masculinos o femeninos.



La reproducción sexual da lugar a la etapa del esporofito diploide que se desarrollará en un organismo maduro. Un esporofito diploide maduro puede llegar a medir 30 metros de altura.

Los bosques de kelp ocurren en temperaturas menores a 20°C y en aguas ricas en nutrientes. Éstos son considerados de los hábitats marinos más productivos biológicamente y se extienden en zonas costeras poco profundas, extendiénsode a lo largo del Círculo Polar Ártico hasta el Círculo Polar Antártico. En las condiciones apropiadas los individuos diploides pueden llegar a crecer 30cm por día.


Las algas gigantes pueden ser cosechadas con facilidad debida a su gran superficie y a su hábito de crecimiento en aguas profundas. La ceniza de las algas marinas es rica en yodo y alcalís. En grandes cantidades, las cenizas pueden utilizarse en la producción de jabón y vidrio. Hasta la comercialización del proceso Leblanc a comienzos del siglo XIX, la quema de algas en Escocia fue una de las principales fuentes de cenizas de soda (principalmente carbonato sódico).3 También se usa frecuentemente como fertilizante.



El alginato, un carbohidrato obtenido de algas marinas, se usa para espesar productos tales como helados, mermeladas, salsas, cremas y pasta de dientes, además de ser un ingrediente exótico de los productos manufacturados y de la comida para perros.

Varias especies del pacífico (kombu, Saccharina japonica y otras) constituyen un ingrediente muy importante en la cocina japonesa. El kombu se usa para dar sabor a caldos y guisos (especialmente dashi), adornos comestibles (tororo kombu) en el arroz y otros platos, como ensalada y como ingrediente principal en aperitivos (tales como tsukudani). Las hojas de algas transparentes (oboro kombu).4 El kombu puede utilizarse para ablandar los fríjoles durante la cocción y para ayudar a convertir los azúcares no digeribles y por tanto reducir la flatulencia.


El kelp tiene una alta tasa de crecimiento y su descomposición es bastante eficiente en generar metano. Se ha propuesto que grandes granjas marinas de kelp podrían servir como una fuente de energía renovable.6 Distinto a otros biocombustibles como el etanol de maíz, la energía extraída del kelp evita problemas del tipo "comida vs combustible" y no requiere de irrigación.


Video de un bosque de Kelp situado en la costa oeste de Norte América: