lunes, 10 de marzo de 2014

El Cormorán: El pájaro buceador.

El cormorán (Phalacrocorax) se puede ver con frecuencia aquí en el Cabo Toix, es una gran ave acuática, que tiene un largo cuello, dándole una especie de aire primitivo y la apariencia de un reptil. Los adultos son de color negro con un brillo azulado o verde. En la base tienen un área de piel desnuda, de color amarillo rodeado de blanco. Durante la temporada de cría tienen una mancha blanca en el muslo, los juveniles son de color marrón oscuro y tienen un área blanca en la zona inferior.


Los cormoranes costeros hacen sus nidos en las cornisas rocosas o en islas de algas marinas, las aves que anidan en el interior, construyen su nido de ramitas. 


Las heces son tan ácidas que árboles suelen morir dentro de unos tres años, a nivel local se puede ver la evidencia en los acantilados de Cabo Toix. Las puestas son de tres o cuatro huevos de color azul pálido y éstos se incuban durante 28 a 31 días, durante los cuales se colocan en los pies de los adultos y los calientan con el cuerpo. En los primeros días de vida, los pollos se alimentan de líquido regurgitado por los padres, después toman el alimento sólido de las gargantas de los padres. Después de 50 días de vida, los jóvenes vuelan del nido y regresan a la colonia para reproducirse a los dos o tres años de edad. Durante el invierno, se posan juntos todas las noches, a veces por centenares.



Los cormoranes se alimentan exclusivamente de peces, que capturan por medio de inmersiones desde la superficie del mar. Pescan una gran variedad de peces, y la eficiencia de esta ave como un depredador siempre ha causado conflictos con los pescadores. El cormorán tiene plumas especiales, que permiten que el agua penetre, lo que permite a las aves nadar bien bajo el agua. 


Después de la pesca, los cormoranes se colocan de pie en las rocas con una pose característica, con alas y el cuello extendidos. Esto se cree que es para secar sus alas, pero ahora se considera para ayudar a la digestión.


En ciertas localidades de China, como en Guilin, en las orillas del río Lijiang o en el lago Erhai, se utiliza al cormorán para la pesca. Se les ata un cordel en la parte inferior del cuello de forma que puedan capturar un pez, pero no tragarlo. El pescador, una vez que el cormorán ha capturado un pez, se lo extrae (ya que ha quedado aprisionado en su garganta) y lo dispone para efectuar nuevas capturas.