viernes, 14 de marzo de 2014

Apnea: Maximizar la capacidad de tu cuerpo...

La mayoría de las personas entran en pánico ante la idea de estar unos minutos sin aire, pero los adictos a este deporte extremo, les fascina descubrir un mundo de tranquilidad bajo el agua.


La Apnea es un deporte extremo un poco raro. Por un lado, es completamente natural: los seres humanos han estado buceando aguantando su aliento por miles de años, ya sea para buscar comida, tesoros o por placer. El aire es una parte tan esencial de la vida que la idea de dejar de respirar es suficiente para provocar a la mayoría de la gente escalofríos. Puedes estar sin alimentos durante semanas, sin agua por días… pero sin aire? Un minuto, tal vez dos? Cómo es posible entonces, que las personas puedan sumergirse por debajo de 100 metros en apnea en una competición, o contener la respiración en un entorno de la piscina durante más de 11 minutos.

La Apnea, como cualquier deporte, es sobre todo entrenamiento, la capacidad natural de cada uno ayuda, pero en esencia, lo que estas entrenando es la capacidad de soportar el efecto del CO2, la retención de dióxido de carbono.
Este es otro aspecto en que la apnea es diferente. La mayoría de los deportes se centran en maximizar el oxígeno y su capacidad de transportar oxígeno de manera efectiva. Los buceadores en Apnea quieren que su oxígeno dure el mayor tiempo posible, por lo tanto, el objetivo es frenar el transporte de oxígeno en la corriente sanguínea. 


La mayoría de la gente piensa que el impulso de respirar proviene de una falta de oxígeno, pero en realidad ese sentimiento es debido a que los niveles de CO2 están en aumento. Al contener la respiración, todavía tienes un montón de oxígeno en los pulmones, en la sangre y los tejidos, pero no hay manera de liberar el CO2 que esta acumulando. 

En un cierto punto, la balanza se inclina por lo que se convierte en incómodo. La gente piensa en ese punto que necesitan respirar, obtener oxígeno, o que van a ahogarse y morir, pero en realidad lo que su cuerpo quiere hacer es exhalar para deshacerse del dióxido de carbono. 

Aunque todavía queda un montón de oxígeno, por todo lo que sucede cuando se contiene la respiración, provoca va que cada vez sea más incómodo y su diafragma (el músculo principal responsable de la respiración) comenzará a contraerse involuntariamente para tratar de exhalar el CO2 del cuerpo.




Si esto suena desagradable, es porque lo es. Tolerar altos niveles de CO2 solo es incómodo y molesto (no doloroso), pero definitivamente no es divertido. Pero es parte del desafío: Si quieres ver lo bajo que el oxígeno puede estar, tienes que aprender a lidiar con los dióxidos de carbono de alto nivel. Al igual que con cualquier tipo de entrenamiento, tienes que salir de tu zona de comodidad si deseas mejorar. Vas a tener que encontrar una manera de entregarte a la incomodidad, porque no debes luchar contra ella. 
Aquí es donde la Apnea muestra su tercera característica extraña: Mientras que los deportes más extremos están enfocado en el punto de adrenalina, resistencia y, en apnea es aprender a relajarte completamente.


Un cuerpo relajado consume mucho menos oxígeno que el cuerpo tenso. Aguanta la respiración y tu cuerpo te dirá exactamente dónde se encuentra tenso: Ahí es donde se va a empezar a molestar al principio. 


Si  tratas de ir profundo, un cuerpo en tensión, no será capaz de igualar la presión que viene con la profundidad. Si luchas contra el mar, vas a fracasar. Todo lo que puedes hacer es relajarte. La relajación no es un estado místico de la mente, ante todo, es la rendición, de tu cuerpo cediendo a la gravedad. Cuando estas conteniendo la respiración en la superficie, no tienes que nadar para mantenerte en una posición, al igual que cuando estás sentado o de pie. Cuando estas nadando, significa que te ajustas a la velocidad del agua, no trates de dominar, trabaja con ella, junto con sus propiedades. Y cuando te sumerges profundo, a una cierta profundidad puedes detener la natación y dejarte caer, porque tus pulmones están tan comprimidos que estas con flotabilidad negativa.



¿Por qué hacerlo? Es una pregunta que rara vez se hace en otros deportes (y la mayoría de los deportes, cuando se practica a nivel profesional, son extremos). Pregunta a un buceador en apnea e incluso él tendrá dificultades para explicarlo...